Surca avión presidencial cielo de Sonora

Jesús Ortega/DossierPolítico
Surca avión presidencial cielo de Sonora

El “José María Morelos y Pavón” arribó al aeropuerto internacional “Ignacio Pesqueira” de Hermosillo, donde personal del Estado Mayor Presidencial evaluó las condiciones de la pista...

Hermosillo, Sonora (DP).- La tarde del lunes fue fiel testigo del primer vuelo de prueba del avión presidencial a Sonora, en el marco de la visita que realizará el presidente Enrique Peña Nieto este miércoles a la celebración del Día de la Fuerza Aérea Mexicana.

El “José María Morelos y Pavón” arribó al aeropuerto internacional “Ignacio Pesqueira” de Hermosillo, donde personal del Estado Mayor Presidencial evaluó las condiciones de la pista y logística para la llegada de Peña Nieto a Sonora en el avión presidencial más caro del mundo, cuyo costo supera los 8 mil millones de pesos y pactado desde el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa.

En la víspera, Dossier Político anticipó que  el polémico avión presidencial “José María Morelos”, un Boeing 787 Dreamliner cuyo costo supera los 8 mil millones de pesos, sería utilizado por primera vez por el presidente Enrique Peña Nieto en su visita a Sonora este miércoles 10 de febrero.

El presidente de la República viene a Sonora a la inauguración de nuevas instalaciones en el marco del Día de la Fuerza Aérea Mexicana, oportunidad idónea para el mandatario de inaugurar también el primer vuelo del avión presidencial más caro del mundo.

El avión presidencial tendrá una vida útil de 25 años, tiene capacidad para 242 pasajeros, un costo de mantenimiento de mil 200 millones de pesos, puede atravesar los océanos y hasta una distancia de 14 mil 500 kilómetros sin recargar combustible y para el nuevo hangar se requirió además una inversión de mil millones de pesos.

El nuevo avión “José María Morelos y Pavó” sustituirá al Boeing 757-200 “Presidente Juárez”, que cuenta con 28 años en operación.

Recientemente, a través de un extenso comunicado, la Presidencia de la República reiteró que la aeronave fue encargada por la anterior administración (en 2012), luego del accidente aéreo en el que murió el entonces secretario de Gobernación José Francisco Blake Mora y sus colaboradores, en noviembre de 2011.

La compra del Boeing 787-8 derivó de una evaluación técnica y operativa realizada por la Secretaría de la Defensa Nacional, así como de las condiciones económicas valoradas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y por Banobras.

Y precisamente Banobras contrató en meses pasados –según el comunicado difundido por instrucción del presidente Peña Nieto– a la consultora británica Ascend Flightglobal Consultancy, especializada en valuación de aviones, la cual recomendó conservar la aeronave con base en un análisis técnico, financiero y de seguridad nacional.

Por lo anterior, ese tipo de avión sería el más adecuado, y al prevalecer la necesidad de sustituir el avión “Presidente Juárez”, actualmente en uso, sería difícil que se consiguiera uno con mejores condiciones.

“En virtud de la pérdida que ocasionaría la venta al erario público y a que prevalecería la necesidad de renovar el avión presidencial a un tipo de cambio mayor, se determinó conservar la propiedad de la citada aeronave”, cita el texto.

La Presidencia explica que Peña y sus colaboradores requieren de un transporte seguro y confiable, e inclusive describe las horas vuelo y los viajes que ha realizado el avión “Presidente Juárez”, un Boeing 757-225, que ya “presenta signos de añejamiento y obsolescencia”.

También menciona que la aeronave actualmente en uso se dejó de fabricar hace años, de manera que cada vez es más difícil encontrar refacciones, y por otra parte está impedido para aterrizar en diferentes aeropuertos del mundo por su alta contaminación sonora.

Comentarios